03 diciembre, 2014

Qué es el Colecho?


Mucho se habla del colecho como si fuera una nueva moda o una práctica revolucionaria en manos de madres fanáticas y malcriadoras, que dejan a los niños invadir la cama matrimonial y desplazan a los maridos de sus vidas. Es famoso Marcelo Tinelli, por ejemplo, por su postura anticolecho, como lo conté AQUI. 

El colecho es en realidad una práctica antigua tanto para la naturaleza humana como para los animales en general y no se trata más que de cuidar a la cría tanto de noche como lo hacemos de día. Pero en algún momento las casas comenzaron a tener más habitaciones y se hizo común enviar a los niños a dormir solos. 

Además el hombre quiso diferenciarse del resto de la creación, como es su costumbre desde la famosa manzana, y empezó a inventar algunas cositas contrarias a la naturaleza. Todo quedó completado con la llegada de esta era en la que vivimos, en la que las mujeres quisimos delegar la maternidad para dedicarnos a ser iguales que los hombres, y las grandes empresas quisieron darnos la razón e idearon varios productos bellísimos de plástico que suplantan a las madres: cunitas, cochecitos, hamaquitas, mamaderas, intercomunicadores y pantallitas... todo sirve para hacernos creer que seguimos siendo "buenas madres", que es lo único que importa. Y de paso ellos hacen una que otra diferencia económica. 

Pero lo cierto es que los bebés nacen en condiciones de extrema vulnerabilidad. Incluso me atrevo a decir que de toda las especies animales es el hombre quien nace más incompleto, por eso se hace tan necesario para él seguir en contacto con la piel y el cuerpo de la madre durante mucho más tiempo que el resto de los animales. Sin embargo es también el ser humano quien más intenta forzar la independencia de su cría con diversas prácticas, como por ejemplo, obligando a la misma a dormir alejada de sus padres. 

Pero en definitiva, qué es el colecho? El colecho implica dormir con los padres o con uno de ellos, sea en la misma cama o en la misma habitación. Colecho implica proximidad, cercanía, cuidado, sueño compartido. 

Cuál es la finalidad del colecho? Practicar el colecho no tiene como finalidad ser "buena madre" (como concepto abstracto), ni "dar cariño". Lo digo porque recibí mensajes de mamás que decían cosas como: "yo no practico colecho con mis hijos, eso me hace mala madre?", o "a mis hijos los mandé a dormir solos en otra habitación para que sean más independientes, además yo pienso que hay mejores maneras de demostrar cariño durante el día y mientras están despiertos, que es cuando realmente importa". 

Vamos con la primera parte: nadie niega que una mamá pueda ser buena madre sin practicar colecho, pero en serio, no se trata de eso. Se trata, en lo inmediato, de amparar a nuestros hijos también durante sus horas de sueño. No necesariamente el bebé va a llorar y alertarnos a través del baby call cuando necesite algo durante la noche: puede ahogarse, puede taparse la cara con las mantas al girar, puede quedar boca abajo y asfixiarse, puede tener temperatura alta o destaparse y enfriarse... y todo eso difícilmente podamos percibirlo mientras dormimos plácidamente en otra habitación. 

Con Victoria, que hoy tiene 19 meses, seguimos compartiendo la habitación, a veces la misma cama, otras ella en su cuna, otras veces con la cuna integrada a la cama; todo varía según las circunstancias como lo conté AQUI, pero lo cierto es que, aunque ella no llora ni se despierta de noche, salvo escasas excepciones, y que desde hace varios meses hace la última toma antes de dormir y pide la siguiente hasta después de las siete de la mañana, aun así yo me despierto cuatro o cinco veces por noche para ver si ella está durmiendo bien, si no tiene frío, si está bien tapada o en una buena posición. Y no es un sacrificio, quiero aclararlo, es simplemente un reflejo de mamá que tiene a su bebé al lado. Muchas veces me levanté y la tapé sin siquiera recordarlo al día siguiente. 

O sea que en lo inmediato y lo concreto colechar nos permite atender con mayor diligencia y rapidez las necesidades de nuestro bebé durante la noche y que no siempre se manifiestan a través del llanto. 

Y hay algo más profundo aun que esto, y es la conexión que el colecho nos permite desarrollar con nuestro bebé. Al dormir juntos hay algo que se sincroniza. Nos vinculamos con nuestro bebé en cuestiones mucho más finas, más invisibles y, de algún modo, nos volvemos más perceptivas a esos pequeños detalles. Podemos comprender mejor los motivos de sus llantos, escuchar su respiración, sentir sus movimientos. 

Habrá quienes estén en contra del colecho, muchos de los cuales tendrán motivos válidos. Yo, en particular no comparto ninguno. No habría fuerza en el mundo que me obligue a mandar a dormir solo a mi hija, en otra habitación sin que yo pueda velar su sueño. 

Colecho... hasta cuándo? Hasta que ella esté lista. Cuándo estará lista? Cuando no quiera dormir más conmigo. Y les prometo: ese día llegará... y extrañaremos el colecho.  

4 comentarios:

  1. total y completamente de acuerdo con tu post...asi contaba yo como lo vivimos en casa :)

    http://asicomolopienso.com/2014/08/19/en-mi-cama-somos-4/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar! Ahora paso por tu post. Besos.

      Eliminar
  2. Yo colecho más por necesidad que por amor y devoción hacia mi bichilla. Me facilita mucho las tomas nocturnas y descanso más horas. Pero su papá ya teme que la niña nunca quiera salir de la cama. Yo le explico que eso no es así, y que el día que esté preparada se ira como lo han hecho todos los niños del mundo. Pero no me cree y yo aun la veo muy pequeña para forzarla a dormir sola (tiene sólo un año).

    ResponderEliminar

Espero tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...