23 noviembre, 2014

150 Palabras: El Adiós (Lunar, Lamento, Presencia)


Julia pensaba mientras acariciaba el lunar que estaba justo en medio de la palma de su mano, como si los movimientos circulares que hacía con su dedo sobre él la llevaran a un estado de trance.

Esta noche en particular tenía un amargo sabor a lamento. Sentía haber perdido todo. Él se había ido, esta vez para siempre. La discusión había durado poco, pero había dejado huellas demasiado profundas. Los silencios habían hablado, las miradas… esas miradas que dicen todo lo que uno calla desde siempre.

Lo había dejado partir y se había quedado luego sentada en los escalones de la entrada: “Ojalá hubiese tragado mi orgullo y hubiera soltado ese “te amo” y ese abrazo que intentaba aflorar de mí. Ojalá el deseo de tener siempre la razón no hubiera sido tan grande. De ese modo él hoy será más que el recuerdo de una presencia en mi vida.”

8 comentarios:

  1. Ays... los "y si"... Triste pero buena historia. Me ha encantado. :-)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. lo que podría haber sido y se ha quedado en.... buena manera de recordar que debemos aprovechar todas las oportunidades que nos de la vida para decirlo todo... precioso relato...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! qué lindo saber que dejó un mensaje. Besos.

      Eliminar
  3. Qué tristeza, pero a la vez, llama para mejorar esos "y si" que nos van surgiendo en la vida.
    Muchas gracias por participar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como lo dices. Gracias a vos por esta linda propuesta. Abrazos!

      Eliminar
  4. Mira que somos tontos algunas veces..pero todo tiene remedio que no cunda el pánico. Bonita historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, y si el remedio no es para ésta, seguro sirve para la próxima vez. Gracias y saludos!

      Eliminar

Espero tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...